Una montaña de grasa, toallitas húmedas y pañales colapsa el alcantarillado en Londres