Los monjes de Tailandia, a dieta