Nagma, vendida con siete años para pagar un préstamo de su padre