Un milagro entre los escombros del infierno en Siria