Más de 5.200 migrantes han muerto en todo el mundo, un 20 por ciento más que en 2015