Un migrante ha muerto cada dos horas en los últimos tres años, según la OIM