Un gesto cotidiano, convertido en milagro