El 'efecto Meghan' con el que la monarquía británica se moderniza