Los medios internacionales vuelven a poner su foco en el conflicto catalán