Un médico y una enfermera, a puñetazo limpio en el quirófano