Paul y Elaine, el matrimonio que habría puesto en jaque al aeropuerto de Gatwick