Las mascotas, un rayo de esperanza una semana después del terremoto de México