El club Pulse celebraba una fiesta latina la noche de la masacre