El asesino de Newtown tenía todo un arsenal de armas en su casa