La angustia de los supervivientes de la masacre en Orlando, a merced del asesino