La marcha del millón de máscaras convocada por Anonymous acaba en disturbios