La lucha encarnizada para evitar que le robaran un collar a plena luz del día