Un loro se convierte en la mayor atracción de un zoo de Seúl