Una grieta de 200 metros de longitud suscita el interés científico en Nueva Zelanda