El londinense Mercado Lock de Camden, pasto de las llamas