Las lluvias destruyen 3.000 hogares en los campamentos de refugiados saharauis