Las lluvias dejan aisladas a 4.000 personas al sur de Chile