La llamada de la desesperación por la avalancha de Mocoa, en Colombia