Una limusina en estado lamentable