Los líderes políticos se reúnen en un G20 del que se esperan pocos compromisos