Los líderes del G8 dicen que las perspectivas para la economía siguen siendo débiles