La mano de obra de Gadafi, en la estacada