La libertad de prensa, en peligro