El primer kamikaze estadounidense posa con su chaleco de explosivos en Siria