Los islamistas decapitan a otro periodista estadounidense