Cuando ir al colegio supone jugarse la vida