Así quedó el interior de la redacción del semanario Charlie Hebdo