La inocente tradición por estar soltero que acaba con un joven envuelto en llamas