Las ONGs humanitarias critican duramente el acuerdo europeo sobre inmigración