La inmigración abre una brecha en Europa