Budapest reabre la estación de tren pero impide entrar a los refugiados