Los niños siguen muriendo en el mar mientras Europa continúa de conversaciones