25 personas han muerto por los peores incendios de la historia de California