Unos rayos, los causantes de un fuerte incendio forestal en Australia