El huracán Florence arrasa la costa sureste de Estados Unidos y deja cinco muertos