Tres días de tensión en París