La policía rusa busca al hombre que dio una brutal paliza a su mujer y su amante