Su hijo muere tras dejarlo más de 38 horas en una habitación con el calefactor encendido