"Entre la vida y la muerte", uno de los niños heridos en la escuela de Carolina del Sur