La imagen de Weinstein esposado, símbolo de la lacra contra la que lucha Hollywood