Los hackers de Sony prometen un gran regalo de Navidad