Alepo, la imagen del drama y el horror de una guerra sin fin