Las niñas quemadas vivas quisieron denunciar las violaciones que sufrían