El guardaespaldas de Macron desata una tormenta política en Francia