El asesino de Noruega preparó la matanza en una granja aislada